Cinco Consejos a Restaurantes para sobrevivir a la crisis

Hace un par de años, inspirándome en la novela de Julio Verne, “La vuelta al mundo en 80 días” me metí yo sólo en el embolado de dar una vuelta al mundo culinaria escribiendo una Guía de 80 Restaurantes de Cocina Internacional en Madrid.  Limité a no más de dos restaurantes por país y el mayor número de países representado y durante ocho o nueve meses me dediqué a visitarlos y escribir una pequeña opinión sobre los mismos junto con una breve descripción de la gastronomía de la zona.

En una pequeña revisión de dicha guía me he dado cuenta que, en el transcurso de este par de años, más de la tercera parte de los restaurantes incluídos han cerrado sus puertas. Muchos por la crisis, otros quizá por una mala gestión y algunos por lo sacrificado que es el mundo de la restauración.

Pues bien, me voy a atrever a ofrecer algunos consejos para los restauradores que quieran que su local funcione mejor, consejos desde el punto de vista del cliente. Si a alguien le parecen útiles que los aproveche y si no, nada perdemos porque son consejos gratuitos (oye, que hay quien por esto cobra, no te creas).

 
CINCO CONSEJOS A RESTAURANTES PARA SOBREVIVIR A LA CRISIS.
 
 
 
 

 

1.- Intenta abarcar el mayor número de clientes potenciales posible.

Simplificando mucho, yo clasificaría los clientes de un restaurante en grupos:

a) Familias con niños

b) Parejas

c) Grupos numerosos (amigos, empresas, …)

d) Negocios

Si tu local lo permite, ¿por qué no intentar abarcarlos a todos? Te parece difícil, ya verás que no lo es.

Para los primeros, un menú infantil. Algo tan sencillo como: pizza, macarrones o hamburguesa (cualquier otro plato es tontería)+ agua o zumo + helado + 4 pinturas y un folio. ¿Fácil, no?

Para las parejas, menú romántico. Regalo de un ramo de flores, al postre lo llamas algo así como “supiros de chocolate”, “caricias al aroma de vainilla” (aunque sea el brownie y el helado de vainilla de siempre) cambias el vino por champagne (por alguna razón decir “cava” suena menos romántico que decir “champagne” – no vale tampoco escribir “champán”). Y procura no sentarlos al lado de la mesas con muchos niños. ¿Fácil, no?

Para los grupos, menú de grupo. Menú cerrado a precio ajustado y ya está. ¿Fácil, no?

Para las comidas de negocio, menú ejecutivo. A la carta y en un reservado o al menos en una zona tranquila (hasta les puedes poner un recargo a cambio que como paga la empresa, no hay problema). ¿Fácil, no?

2.- Aprovecha las oportunidades de los medios y redes sociales.

Según recientes estudios, en España más de 13 millones de personas utilizan herramientas o servicios como Facebook, Twitter o Youtube entre otros. Gran parte de las relaciones entre los restaurantes y sus clientes se ha trasladado ha Internet y dentro de este, las Redes Sociales han conquistando el medio. Razón de peso para aprovechar las ventajas y recursos disponibles a través de estos medios sociales, aumentando tu presencia y actividad online para “conectar” y llegar hasta los potenciales clientes.

Pero hay que hacerlo bien, limitándose a hacer propaganda de tu restaurante no conseguirás fidelizar clientes, al contrario puedes acabar por hartarlos. Hay que tener en cuenta que si publicas sólo información de tu negocio (autopromoción), provocarás aburrimiento a tus seguidores. Por este motivo, hay que intentar compartir información que no sólo beneficie a tu negocio, sino que sea de valor para tus usuarios. Ofrece contenidos variados, alterna información sobre tu restaurante, novedades, promociones con otro tipo de contenidos noticias interesantes, mensajes personales… Sobre todo esto último, personaliza los mensajes cuando tengan un destinatario específico.

3.- Contesta todas las opiniones que den sobre tu negocio tus clientes.

Yo creo que hoy en día es fundamental saber que opinan tus clientes de tu restaurante o de tu negocio, analiza cada opinión y saca conclusiones sobre la misma. Hay una parte grata que es recibir opiniones positivas, bastantes restaurantes animan y publican en sus webs las valoraciones de este tipo de sus clientes. Sin embargo, hay otra parte no tan grata que es encontrarse con opiniones negativas y quejas. Y es aquí donde la mayoría de los restaurantes fallan. ¿Vosotros no aprendéis más de vuestros errores que de vuestros aciertos?

Os cuento mi experiencia personal. Siempre que subo una opinión sobre un restaurante (de las elaboradas que me cuestan unas cuantas horas documentarlas y escribirlas) procuro señalar las cosas que me gustaron, pero también las que no me convencieron tanto o las que se podrían mejorar desde mi punto de vista. Y esta última parte es la que escuece, tanto que ningún restaurante (hasta ahora) ha subido mi opinión a su web, muy pocos las han contestado, casi ninguno ha asumido sus defectos y algunos (hay que ser patético) se han hecho pasar por un cliente del sitio en cuestión para llamarme de todo, menos bonito. Si alguno tiene curiosidad, me puede preguntar que le doy nombres y apellidos.

¿De verdad no pensáis que es mejor contestar públicamente las críticas negativas, asumir lo que se pueda mejorar y argumentar lo que para algunos puede ser un defecto y para otros un acierto?

Si alguien se ha tomado la molestia de comentar lo que le ha gustado y lo que no sobre vuestro restaurante, ¿no creéis que se merece cuando menos que le contestes?

4.- Ofrece promociones, descuentos, sorteos, …

Salvo unos pocos afortunados que pueden hacer lo que se les antoje porque llenan su local todos los días (en Madrid sólo conozco un caso –Diverxo-), lo más probable es que los restaurantes tengan días más flojos que otros. Para intentar animar un poco esos huecos hay mil probabilidades. Unas pocas ideas: Descuentos cenas de lunes a jueves, 2 x1 el mes de agosto, inscribirse en webs que permiten reservas con descuento (Atrapalo, PideMesa, Restalo, El Tenedor, …), descuentos si reservas por twitter, premios, regalos, concursos, sorteos, …

También son útiles estas promociones para incentivar el lanzamiento de nuevos menús, por ejemplo un menú infantil con un sorteo de una videoconsola, un menú romántico con un sorteo de un vuelo a Venecia, …

No sólo te centres en conseguir nuevos clientes, intenta fidelizar a los que ya tienes. Genera tu propia base de datos de los clientes que visitan tu local. Conócelos y dirígete a ellos en ocasiones especiales (San Valentín, Navidad, Año Nuevo, Día de la Madre, etc) y personales (su cumpleaños) y ofrece alguna promoción personalizada.

5.- Da bien de comer y ofrece un buen servicio.

De nada vale todo lo anterior si cuando llega el cliente le atienden mal o le dan de comer de pena. Dentro de tus limitaciones, haz un trabajo digno, no todos pueden ser Arzak o Ferrán Adriá, pero no toda la culpa es de la crisis, en ocasiones el restaurante no funciona por algo tan sencillo como que no se comía bien o no atendían correctamente.

¿Os parecen útiles los consejos?

Related Posts with Thumbnails

10 thoughts on “Cinco Consejos a Restaurantes para sobrevivir a la crisis”

  1. Pues a mí sí que me parecen consejos de lo más útil, y además casi todos ellos de sentido común. Los que se molestan por las críticas ya sabes, ni caso porque encima son unos cobardes…

  2. Un post muy interesante y gracias por mencionarnos!

    Un restaurante es una empresa como otra cualquiera y pasa lo mismo que en cualquier empresa. Cada una tiene su historía, su visión y su estilo y hay unas que lo hacen mejor que otras y hay otras (no necesariamente las mismas) que tienen más exito que otras…

    Nosotros pensamos que no se puede desaprovechar Internet en general y las redes sociales en particular y existimos por y para las restaurantes y nos consta que muchos lo entienden perfectamente.

    saludos!

  3. Desde luego… Yo añadiría mimar al cliente (potencial o no), darle mil razones para que te elija a ti y no a otro de la competencia.

  4. yo creo que el cliente siepre se merece un agradecimiento. no importa el costo de consumicion nentro del mismo.haci fuece un vino de la casa como el postre para los chicos.las pequeñas cosas te hacen grandes.diego de la plata. ergentina

  5. “LACUCHARA DE BELOTTO”
    27 de septiembre 2012

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Un restaurante hay que moverlo.
    La gente se aburre de lo mismo hay que reinvertarse. Abrí mi restaurante “la Cuchara de Belloto”( cocina mediterranea) en Majadahonda, marzo de 2012 en plena crisis y cada día pienso en cosas nuevas, cambio de carta cada temporada, hago noches temáticas todos los jueves(cocina Marroquí, Peruana, Asiatica) ect.. Los martes y los miérvoles ofrezco un menú degustación 2×1 de 45 euros, la gente termina encantada. Mando mails y subo a las redes sociales noticias, promociones, fotos de eventos, fotos de platos, en fin que estoy en contacto con mis clientes. Es una tarea muy dura pero si verdaderamente quieres que tu negocio no muera ya sabes…. Te lo tienes que currar.
    Muchas gracias por tus consejos algunos no se me habian ocurrido, lo pondré en practica ya!!
    Saludos
    Berta.

  6. Bravo Berta. De verdad que todos los emprendedores que decidís dedicaros a la hostelería tenéis mi admiración. Pocos negocios hay tan duros como éste. Cuida a tus clientes y trabaja por conseguir nuevos y verás como sobrevives a la crisis. Un saludo.

Deja un comentario

Todos los contenidos de esta obra (texto, imágenes, audio y vídeo) están bajo una licencia internacional Creative Commons Reconocimiento 3.0 salvo cuando se indique lo contrario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline