Mini guía de la cocina portuguesa

En Portugal no existe ese invento español del menú del día con tres primeros y tres segundos a elegir, con postre, pan, vino, gaseosa y en ocasiones café. De esta forma, comer puede salir más caro que en España porque siempre se va a la carta. Para compensar, suelen ofrecerse platos del día, que se anuncian a rotulador o tiza, especialmente preparados para esa jornada y que se sirven con más rapidez y a un precio competitivo (entre 7 y 12 €). Una opción muy recomendable ya que las raciones suelen ser amplias y siempre llevan guarnición (ensalada, patatas fritas) por lo que se come prácticamente una especie de plato combinado.

¿Damos un repaso por los principales platos que encontraréis en las cartas de los restaurantes de cocina lusa?

SOPAS

 Los portugueses son muy “soperos”. Toman sopa a todas horas: por la mañana hacen sopas de leche y para comer y cenar empiezan habitualmente por un plato de sopa (aunque haga 40º C a la sombra). Por eso no os extrañe que en los menús de los restaurantes u hoteles siempre se comience por sopa.

La más típicas son el caldho verde (sopa de col) y la açorda (sopa de pan).

A mi no me preguntéis porque no me gustan ninguna de las dos, pero si me tengo que quedar con una sería con la açorda de marisco .

ENSALADAS

Los portugueses no son nada “ensaladistas”. Las ensaladas existen pero o bien se consideran una guarnición de un plato principal, o bien se sirven en plato pequeño. Lo más que se le ocurre es añadir cebollas, zanahoria y tomate a la lechuga. Si le añaden más cosas los precios de las ensaladas se disparan a los 5-7 €. Si pedís una ensalada verde os van a poner un platito con sólo lechuga, y una ensalada mixta es sólo lechuga y tomate. Lo siento por los vegetarianos.

QUESOS.

 Uno de los productos que a buen seguro acabareis probando son los quesos, nunca faltan en el surtido de petiscos que os ofrecerán en todos los restaurantes. De los muchos quesos lusos, el más famoso en el país y también en el exterior es el “queijo da Serra da Estrela”. Se trata de un queso de sabor fuerte al mismo tiempo que mantiene una muy agradable cremosidad. A mi me recuerda un poco a la Torta del Casar extremeña.

En las proximidades de Lisboa se elaboran los pequeños queijos de Azeitao, cuya principal cualidad es su cremosidad. Como imaginareis el acompañamiento ideal para tapear con quesos es una copa de vino de Oporto.

BACALHAU.

 Si hay una comida típica de Portugal es, sin duda, el bacalao, preparado de mil maneras diferentes y con diferencias según la parte del país donde se coma. Aunque dicen que hay una receta para cada día del año, estos que os detallo son los que más frecuentemente encotrareis en cualquier restaurante que se etiquete como de “cocina portuguesa”:

Bacalhau com Natas: bacalao al horno desmenuzado con crema bechamel y patatas

Bacalhau a Bras: bacalao desmenuzado, con huevos, aceitunas y patatas

Bacalhau a Lagareiro: bacalao al horno con cebollas y pimientos

Bacalhau à Gomes de Sá: Similar al Bras, también con huevos, aceitunas y patatas

Bacalhau a Moda do douro: Rebozado en harina y al horno

Bacalhau Dourado: Desmigado con huevo batido y patatas paja

Pasteis do Bacalhau: Croquetas de bacalao

Y así podríamos seguir hasta las 1001 recetas, pero cualquiera de estos es un acierto a poco que se esmeren en cocina.

OTROS PLATOS ESTRELLA

Teniendo en cuenta que Portugal tiene el tamaño de Andalucía, no se puede pedir que exista una variedad gastronómica tan grande como en España. Así pues, las cartas tienden a ser muy parecidas en todo el país.

Casi todos los platos están hechos a base de carne o pescado. Las verduras brillan por su ausencia salvo como guarnición y la única gran excepción a esta regla es el arroz, con variedades en las que se mezcla con marisco, pulpo, rape o pato.

Familiarizaros con algunos nombres para no dejar de probar algunos platos por no saber lo que estáis pidiendo u os podéis  perder gozadas como el arroz de tamboril, que es un arroz caldoso con rape y berberechos. Las espetadas son pinchos morunos y la carne de porco “à alentejana” es carne de cerdo con almejas, todo un ejercicio de equilibrio culinario.

En el terreno de las carnes se come mucho cerdo y se elaboran embutidos (Enchidos), tales como el Chouriço, el jamón (llamado presunto, frecuentemente curado al humo, de sabor muy característico). El “bife” a la portuguesa se hace untándolo con pasta de ajos.

Las carnes de caza menor suelen ser el coelho (conejo).

En el terreno de los pescados (Peixe), se consume mucho pescado fresco, muchas veces cocinado de la manera más simple, a la brasa, y condimentado con aceite de oliva. Muy recomendables es la variedad de arroces caldosos o guisos de patatas llamados caldeiradas y cataplanas. Suelen ser muy conocidos las brochetas de peixes (espetada). Es muy popular la sepia y los calamares (denominados lulas -como el Presidente de Brasil-  o lulinhas). Se consumen igualmente pulpo (polvo) y diversos mariscos.

Otros platos conocidos y que están en casi todas las cartas son:

– Caracóis: Los caracoles son muy populares en Lisboa

– Sopa de Pedra: Generalmente servido con todo lo que el chef tenga a mano! Desde vegetales y salchichas hasta arroz

– Moelas: Para los más arriesgados, este pollo bien condimentado con salsas picantes y pan es una buena prueba. Otro guiso de pollo muy muy picante es el “piri piri”.

– Las “feijoadas”, los guisos de judías blancas o pintas acompañados con matanza, plato contudente donde los haya.

– La “cataplana de mariscos”, compuesta de mariscos cocinados en una cazuela especial.

– Carapau Grelhado: Es un pescado muy sabroso y carnoso, con poca grasa, al grill, generalmente servido con Ensalada y Patatas fritas o cocidas.

– Sardinhas: Un clásico de la gastronomía portuguesa y lisboeta. Sardinas asadas, casi siempre acompañadas por un pan de maíz muy rico que se llama “broa”.

En la época de San Antonio, patrón de la ciudad, la comida típica es la sardina. Si se viaja por entonces a Lisboa, se podrá ver cómo la preparan en parrillas a la puerta de muchos bares. Y, antes y después de esas fechas, está en el menú de muchos restaurantes.

· POSTRES

 Me encanta la palabra con la que los portugueses se refieren al postre, “sobremesa”. Y es que en ningún restaurante portugués te agobian para que abandones la mesa tras el postre.

No es precisamente el fuerte de los restaurantes portugueses. Además de los omnipresentes Pasteis de Belem, otros postres frecuentes y muy similares a los españoles son:

– Leite Creme: Natillas con azúcar gratinada arriba (más o menos la crema catalana).

– Arroz Doce: Arroz cocinado con leche, azúcar, limón y canela (muy rico!).

– Bolos: son tartas, me gusta tanto por su nombre como por su sabor el “Bolo de Bolacha” (tarta de galletas).

– Baba de Camelo: Otro postre con nombre llamativo, es una gelatina de leche condensada.

– Quesadas de Sintra: Tarta de queso.

– Salada de frutas: Macedonia, casi nunca falta en las cartas.

– Molotov: Una especie de flan, postre que es muy frecuente disfrazado con diversos nombres, pero que siempre acaba siendo eso, un flan.

Related Posts with Thumbnails

10 thoughts on “Mini guía de la cocina portuguesa”

  1. …me parecen comidas muy apetitosas…..trataré de llevarlas a cabo….gracias

  2. Perdona pero la persona que hay escrito eso no entiende nada de cocina y menos portuguesa, tiene que informarse mejor antes de escribir porque la mayor parte esta mal. Yo soy portuguesa y trabajo en hostelería y eso no tiene por onde empezar debía quitar eso y no informar mal las personas que consulten esta pagina .
    Un salud

  3. Gracias por tu lectura María, gustosamente rectificaré cualquier parte del post de cocina portuguesa que sea incorrecta si me dices exactamente qué errores hay. Un saludo.

  4. Gracias por la guia, me parece muy acertada y útil. Además se ajusta a lo que he vivido en Portugal. A mi también me sorprendió, que de “primer plato” siempre tienen sopa (caldo), también lo que adoran el bacalao, sobre todo lo he visto “com natas” y “a bras”, otro clásico es el carapau grelhado que esta buenísimo y las lulas. Una cosa que ponen muy a menudo antes de la comida es el “rissol” una especie de empanadilla frita grande rellena de cualquier cosa por ejemplo mariscos, también tienen las “croquetes” (croquetas). También tienen unos triangulos de hojaldre rellenos de pollo al curry que no me acuerdo como se llaman. Y por supuesto os Pasteis de Belem

  5. Me parece una falta de etica, hablar de una grastronomia tan sana como es la portuguesa. Poco o nada conoceis ni sabeis lo bien que comen los portugueses. Hablamos de la grastronomia de los españoles? Fritanga y grasas, si vas a un restaurante o pides todo o te ponen un filete en solitario en el plato… vamos, pagas y sales a comer a casa… cenar, ni locos… un pincho en el bar o unas galletas con leche. Listillos un poco, mirad vuestro humbligo que soberbios sois bastante. Un saludo.

  6. Gracias por tu aportación Lita. Es cierto que hablar de gastronomía portuguesa habiendo estado en Lisboa un par de veces es un tanto pretencioso. En cualquier caso me gustaría que detallases con qué parte no estás de acuerdo. Un saludo.

  7. Esto es escribir por escribir ya que el articulo no se asuma siquiera a la cocina portuguesa, yo diria que a ninguna cocina, no se puede decir que parte esta bien o mal es que o no a comido en portugal o no te has enterado absolutamente de nada es una temeridad pretender que esto sea una (pequeña) guia de la cocina portuguesa

Deja un comentario

Todos los contenidos de esta obra (texto, imágenes, audio y vídeo) están bajo una licencia internacional Creative Commons Reconocimiento 3.0 salvo cuando se indique lo contrario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline