Mar
12
2010

Cien consejos para preparar tu viaje a Marrakech -I Parte

La llamada “Ciudad Roja” es una de las más emblemáticas del país, moderna y tradicional a la vez, organizada y caótica, opulenta y mísera, un lugar cuyos habitantes, dentro de su pobreza, son razonablemente felices y solidarios comparados con los del mundo occidental. Es, en definitiva, una ciudad de contrastes que, por su diversidad, fascina a quien la visita, no en vano de ella deriva el nombre del país.

 

 

 

 

Marrakech no es una ciudad monumental de preciosos edificios y grandes museos. Aquí lo que se debe apreciar es el paisaje humano, en casi cualquier lugar de la Medina te cruzas con toda clase de personajes y observas situaciones de lo mas variadas. Perdiéndote entre los callejones donde ya no hay puestos de venta de regalos para turistas, te encuentras todo tipo de comercios como negocios misteriosos que consisten en un tipo con un cajón de fruta dado la vuelta en la puerta de un destartalado garaje, carnicerías que incumplen todas las leyes de sanidad habidas y por haber desde donde cacarean las gallinas vivas, pastelerías en cuyos escaparates coexisten en armonía moscas con pasteles, vendedores ambulantes de tabaco con su característico ruido de monedas chocando en su mano, una familia de cuatro miembros que vuelve de la compra montados todos en una pequeña vespino, niños mugrientos pero felices jugando descalzos en la calle, mendigos que repiten una cantinela en árabe, una pelea que acaba tan rápido como comenzó, gente durmiendo en los callejones cuando los tenderetes cierran…

 

 

 

Y por encima de todo un lugar donde todo el mundo se encuentra. Solamente echar una ojeada a la plaza de Jemma el Fna al atardecer hace que merezca la pena visitar Marrakech.

 

 gnaua2

 

Esta vez intentaré ser sobre todo práctico y ofreceros unos cuantos consejos para preparar vuestro viaje. Seguramente alguno de ellos son discutibles, así que estaré encantado de intercambiar vuestras experiencias con las mías cuando regreséis de visitar este destino. Y de cien consejos, alguno os será útil!

 

 

 

 

 

 

 

 

PREPARATIVOS DEL VIAJE.-

 

 

 

1 – La oficina de turismo de Marruecos en Madrid está en la calle Ventura Rodríguez, 24. Atiende de 9 a 17h de lunes a viernes. Pero la información que proporciona de Marrakech se limita a un folleto con unas cuantas fotos y casi ninguna información práctica. Os diría que no merece la pena ni acercarse, ni solicitarlo.

 

 

 

2 – En Marruecos no se realiza el cambio de adelantar una hora en abril y retrasarla en Octubre, por eso la diferencia horaria es de dos horas (de Abril a Octubre) y una hora (de Octubre a Abril).

 

 

 

3 – En lo referente a idiomas, lo ideal sería hablar árabe, aunque el francés es muy útil y casi todo el mundo se dirigirá a vosotros en este idioma. En hoteles y restaurantes el inglés está bastante extendido. En las tiendas del zoco hablan cualquier lengua conocida, español, lapón, swahili o lo que les pongan por delante.

 

 

 

4 – No os olvidéis las gafas de sol, no sólo por protegeros de la luz del sol marroquí, sino también para los momentos en que quedarse mirando algo o alguien te cuesta rascarte el bolsillo (como en la canción de Rubén Blades …”gafas oscuras pá que no sepan que está mirando” …).

 

 

 

5 – Para cambiar dinero a nosotros nos recomendaron el Hotel Alí situado en la calle Moluay Ismail entre la plaza de Jemaa el Fna y la Koutoubia. Aparentemente es bastante más cutre que un banco, pero está abierto las 24 horas del día y no sólo turistas sino también los marrakechíes cambian allí lo que debe ser buena señal.

 

 

 

6 – Sobre la duración de la estancia, tres días son suficientes para visitar Marrakech de cabo a rabo. Si planeáis estancias más largas yo programaría alguna excursión como a Essaouria, el valle de Ourika, Ouarzazate o el principio de la ruta de las Kasbas. Son todas excursiones de día completo.

 

  

Tienda Babuchas en el Zoco

Tienda Babuchas en el Zoco

 

 

GENERALIDADES.-

 

 

 

7 – Aunque el tipo de cambio fluctúa, una aproximación no exacta pero fácil de recordar es 10 dirhans = 1 euro

 

 

 

8 – Las monedas de uno, cinco y diez dirhams son extremadamente útiles para ir dando propinas, por hacer una foto, por acompañarte a una dirección, …

 

 

 

9 – Siempre que vayáis a algún baño público (incluido restaurantes y cafés) llevad algo de dinero suelto porque suele haber un encargado de mantenerlo limpio a cambio de esas monedas. Su labor es algo que agradeceréis.

 

 

 

10 – Llevad paquetes de toallitas húmedas de las que venden en droguerías o en tiendas de todo a cien porque servilletas y papel higiénico no son demasiado frecuentes.

 

 

 

11 – El agua del grifo marroquí y los estómagos occidentales no se llevan demasiado bien. Bebed agua embotellada o refrescos y evitad los cubitos de hielo. Yo no tuve ningún problema, pero tampoco conviene tentar a la suerte.

 

 

 

12 – Cuando compréis botellas de agua no basta con que esté embotellada, comprobad también que la botella no esté abierta, porque hay un poco de picaresca.

 

 

 

13 – Al llegar y ver el caos que reina allí lo más normal es pensar que podemos ser secuestrados en cualquier momento o que nos van a atracar en cuanto pisemos la calle. Es cierto que la sensación inicial es de inseguridad, pero al cabo de un rato os iréis dando cuenta de que no solo no es tan inseguro como parece sino que es bastante más seguro que muchos países europeos.

 

 

 

14 – A todas horas del día hay bastante vida por la calle y aunque, por la noche las estrechas calles de la Medina asusten al principio, no suele haber ningún problema. Hay más probabilidades de que te atropelle una bici o un burro que de que te roben las cartera, aunque tampoco hay que descuidarse.

 

 

 

15 – La gente es en general bastante amable, puede que sea una amabilidad interesada para que os dejéis allí vuestros euros, pero desde luego el trato que recibáis es mejor que el que recibe un marroquí cuando viene a España.

 

 rimg0055

 

ALOJAMIENTO.-

 

 

 

16 – Hay dos tipos de alojamientos: Hoteles y Riads. La palabra Riad significa patio, son pequeños alojamientos tradicionales de pocas habitaciones generalmente situados en la Medina en casas restauradas. Como en los hoteles, los hay muy diversos, desde antiguos palacios de un lujo digno de las 1001 noches hasta pensiones de medio pelo.

 

 

 

17 – Los hoteles fuera de la Medina os permitirán desconectar del bullicio de la ciudad, mientras que los Riads os permitirán sumergiros a fondo en el mismo y, al ser mucho más pequeños, se goza de una atención más personalizada. Cada uno debe optar por lo que prefiere. Personalmente mi elección fue un Riad (www.dartaliwint.com

Aquí puedes ver mí crítica del Ryad Dar Taliwint con fotos.

  

Habitación en Ryad Dar Taliwint

Habitación en Ryad Dar Taliwint

 

18 – La categoría de los Riads se mide en “linternas” en lugar de en estrellas y van de tres a cinco linternas. Hay muchísimos en la Medina y, como todo en la vida, los hay malos, regulares, buenos y excepcionales.

 

 

 

19 – El departamento de turismo Marroquí distribuye las estrellas a los hoteles con mucha alegría, por lo que casi todos los alojamientos, a poco que se esmeren, son de cuatro o cinco estrellas. Ahora bien, luego hay una segunda clasificación Cinco estrellas de Primera, de Lujo y de Gran Lujo.

 

 

 

20 – Los hoteles se concentran en cuatro zonas:

 

- La Medina o ciudad vieja.

 

- El Guelíz (zona moderna situada fuera de las murallas de la Medina, hay hoteles de todas las categorías y la distancia a la Medina es de unos 4-5 km. Recomendable para aquellos que prefieran refugiarse en un barrio más occidental con sus Burguers, Pizza Huts, Zara, …)

 

- El Hivernage (zona residencial tranquila, rodeada de parques y jardines en la que se encuentran grandes y lujosos hoteles a unos 5Km de la Medina)

 

- El Palmeral (a unos 20 Km de la Medina, aquí los hoteles son de superlujo, con campo de golf)

 

 

 

TRANSPORTE.-

 

 

 

21 – Para trasladarse del aeropuerto a la ciudad existe alguna línea de autobuses, aunque averiguar cuál es el que mejor os viene es un tanto complicado. En cuanto a los taxis, existe un cierto monopolio sobre los que recogen turistas en el aeropuerto por lo que las tarifas son altas e innegociables. Si el precio es razonable yo os aconsejaría que llevéis los traslados contratados con el hotel. Especialmente si os alojáis en un Riad en La Medina pues son complicados de encontrar por vuestra cuenta hasta que te acostumbras a recorrer la ciudad y, generalmente, no se puede llegar en coche hasta la puerta. Como referencia yo pagué 15 euros por trayecto.

 

 

 

22 – Existen dos tipos de taxis:

 

- los grand taxis (generalmente mercedes antiguos) que cobran por trayecto pactando previamente el precio y pueden coger hasta seis pasajeros (2 delante y 4 detrás) independientemente del tamaño del pasajero.

 

- los petit taxis (generalmente fiat uno o peugeot 205) que sólo circulan por la ciudad, no pueden llevarte fuera de Marrakech, ni siquiera hasta el aeropuerto. Permiten hasta tres pasajeros.

 

23 – El taxímetro de los petit taxis es en la mayoría meramente de adorno por lo cual deberéis pactar previamente el precio de la carrera. Como orientación para moveros de la Medina a la zona moderna el precio está entre 1,5 Euros (15 Dirhams) y 2,5 Euros (25 Dirhams), seguro que a los gente de allí, les cobran menos, pero para turistas os llevarán por esos precios. Por la noche es algo más caro. Hay que regatear el precio, pero por ahorrar medio euro, en el mejor de los casos, no creo que merezca la pena pasar mucho rato negociando la carrera.

 

 

 

24 – Si pactáis con un taxista la visita a un lugar y que os espere para luego llevaros de vuelta, no paguéis nada hasta que os traiga de regreso porque, en caso contrario, como encuentre otro cliente mientras espera, ya le las visto.

 

 

 

25 – Existe un autobús para turistas de los de dos pisos, desconozco lo que cuesta, pero no le encuentro ningún sentido porque la mayoría de los sitios que visitar están dentro de la Medina por donde este autobús no puede circular.

 

 

 

26 – Para desplazarse al Gueliz o al Hivernage existen varias líneas de autobuses, pero dado que el precio de los taxis rara vez sube más allá de los dos euros yo creo que no merece la pena.

 

De todas formas aquí os doy algunas:

 

- Nº 1 De Jemaa el Fna a la entrada del Palmeral por la Avda de Mohamed V (ideal para visitar el Gueliz)

 

- Nº 11 De Jemaa el Fna al Jardín de la Menara y al aeropuerto.

 

Se paga al conductor al subir.

 

 

 

27 – Las calesas como medio de transporte son una “turistada” a la vez que bastante caras. A pesar de que existen unas tarifas oficiales expuestas en la parada de Jemaa el Fna, aquí el regateo es a muerte. Los dos paseos más típicos son por el Palmeral o rodear la muralla de la Medina. Dado el tráfico y la forma de conducir local, personalmente no encuentro el paseo ni romántico ni agradable, pero va en gustos.

  

Calesa junto a la Koutoubia

Calesa junto a la Koutoubia

 

 

 

28 – Os costará un poco acostumbraros a cruzar las calles, no hay semáforos y los pasos de cebra se han borrado por falta de uso. Se cruza esquivando los coches y esperando que motos y bicis te esquiven a ti. Parece complicado, pero enseguida te aclimatas.

 

 

 

 

 

LOS GUIAS.-

 

 

 

29 – Recuerdo que cuando visité Tánger, uno de las cosas que menos me gustó, fue la imposibilidad de visitar la ciudad a tu aire. Me pareció imposible deshacerse de los guías oficiales o espontáneos y tenía miedo que en Marrakech sucediese lo mismo. Todo lo contrario, en esta ciudad puedes moverte a tu aire sin más problema que saber que en alguna que otra ocasión te perderás.

 

 

 

30 – Uno de los encantos de Marrakech es perderse por los zocos y vagar sin rumbo por la Medina, por ello para aquellos que visiten la ciudad con tiempo yo les recomendaría que no cogiesen ningún guía. Es una ciudad razonablemente segura, aunque por la noche las estrechas calles de la Medina impongan un poco, a cualquiera que preguntéis os indicará (por lo menos el camino a la plaza de Jemmaa el Fna o la Medrasa de Ben Yousef).

 

 

 

31 – En el remoto caso que a la entrada de los zocos encontréis algún “guía espontáneo”, recordad que su objetivo fundamental es llevaros a alguna tienda en la que le den comisión. En algunos casos son muy persistentes, si les contáis que lleváis ya unos cuantos días en la ciudad, que os sabéis el camino, que ya os acompañó hace un par de días Ali o Mohamed, lo más seguro es que os deje en paz y busque otras victimas.

 

 

 

32 – Si preferís hacer la visita con guía, en la mayoría de los hoteles y riads os ofrecerán los servicios de guías oficiales con unas tarifas fijas por media jornada o jornada completa. Creo que son unos 200 dirhans media jornada y 350 dirhans el día completo.

 

 

 

33 – El único sitio al que no hay más narices que dejarse acompañar por un guía es al zoco de los curtidores. Sin alguien que os muestre el camino es bastante difícil de localizar y necesitaréis su permiso para entrar donde curten las pieles ya que las cubas están en una especie de solar al que se entra por una puerta de acceso privado.

  

Zoco de los curtidores

Zoco de los curtidores

 

 

 

 

COMO ORIENTARSE.-

 

 

 

34 – No conozco ningún plano totalmente fiable de la Medina, pero como podréis comprobar es un auténtico laberinto de calles estrechas y sinuosas en el que es imposible orientarse ni con plano ni sin él. Además no busquéis placas con el nombre de las calles porque apenas existen o están en árabe. Si buscáis un plano en google hacedlo en francés (Carte Marrakech).

 

 

 

35 – Una buena forma de orientarse en la Medina, al menos en las calles más anchas, es tomar como referencia el minarete de la Koutoubia puesto que es el edificio más alto de la ciudad.

 

 

 

36 – Si os desorientáis siempre encontraréis alguien dispuesto a ayudaros e incluso a acompañaros (por unos Dirhans obviamente).

 

 

 

37 – Si son unos niños quienes os acompañan, podéis sustituir los Dirhans por alguna chuche. Siempre que los niños sean pequeños, porque sino os pedirán los Dirhans y que os comáis las chuches vosotros.

 

  

Carnicería marrakachi

Carnicería marrakachi

 

 

PLAZA DE DJENAA EL FNA.-

 

 

 

Sin ningún valor arquitectónico especial, esta plaza, o más bien explanada, está declarada por la UNESCO como patrimonio oral de la humanidad. Reconozco que desconocía esta calificación y qué otros lugares están incluidos en ella. Hay vida diurna, de media mañana, del atardecer y vida nocturna. Es un espectáculo humano. Casi todas las casas que rodean la plaza son sitios de comida y cafés y suelen tener terraza para ver desde las alturas la famosa, exótica y frenética Plaza Djemaa el Fna.

 

 

 

38 – Visitad la plaza de Djemaa el Fna a distintas horas: Por la mañana es un mercadillo tipo rastro, por las tardes un espectáculo de artistas callejeros y por las noches un restaurante al aire libre. Parece un sitio distinto según el momento del día.

 

 

 

39 – Fotografiar a los “artistas” en la plaza de Djemaa el Fna cuesta dinero. Y si pretendéis grabar unas cuantas actuaciones en video necesitaréis un presupuesto similar a una película de Spielberg.

 

 

 

40 – Ojito con los carteristas en la plaza que también son unos artistas en su género, no los vi actuar, pero sí que vi alguna victima.

 

 

 

41 – Ya podéis dar la propina que deis a un artista callejero que siempre os va a decir que es poco y que os estiréis. Tranquilos que no llega la sangre al río (a no ser que hayas sido sumamente roña en cuyo caso no os pegarán, pero os pondrán como un trapo). Yo creo que 5 o 10 Dirhans por foto, en el mejor de los casos, es más que suficiente. Y no, no vale dar las chuches que no quisieron los niños de antes, ni un fuerte aplauso por lo bien que lo han hecho.

 

 

 

42 – Ni nadie se bebe el agua de los aguadores, ni nadie se saca un diente en los sacamuelas ambulantes. Su fuente de ingresos es dejarse hacer fotos. Sed comprensivos, se disfrazan para ganarse la vida, un dirhan no os arruinará.

 

 

 

43 – Hay que intentar encontrar el término medio entre ofrecer unas monedas a los “artistas” y dejarse avasallar por ellos. Si no os mostráis un poco firmes en ocasiones, acabaréis con el gorro de músico gnaua, el del aguador, el mono con pañal y un par de serpientes por los hombros. Yo en alguna ocasión tuve que pedir que no me adornasen la cabeza con sus coloristas tocados ni depositasen reptiles sobre mis hombros (no exactamente con estas palabras, pero con el mismo sentido).

 

 

 

44 – De todas formas, mentalizaros que las primeras veces, a la que te descuidas, os va a pasar como a mi, que, de repente, sin saber casi cómo lo han hecho, te cambian la cámara por una pandereta y te cascan un gorro y acabas pagando por unas fotos y dando gracias a que no han salido corriendo con tu camara y te han dejado a cambio con la pandereta, el gorro y cara de tonto.

 

 

 

45 – Cuando escuchéis el sonido de una flauta, ojo avizor, es el encantador de serpientes que como te pille descuidado te las enrosca al cuello y a este sí que le pagas, pero para que te las quite de encima.

 

 

 

46 – En los puestos de naranjas, no pidáis zumos de naranja “fresquitos” porque añaden agua fría de una botella, agua de grifo evidentemente. Los zumos están muy buenos y solo cuestan tres dirhans (30 céntimos) pero hay que hacer un acto de fe y creer que están recién exprimidos porque los echan de una botella y sobre cómo o cuándo han limpiado los vasos, mejor no pensarlo.

 

 

 

47 – La limpieza e higiene de los platos de los chiringuitos de la plaza de Jemaa el Fna deja mucho que desear (se meten en un cubo con agua que se cambia una vez al día y tira millas) por lo que es preferible comer con las manos y sobre papel.

 

 

 

48 – Si pedís salchichas o pinchos morunos, yo os recomendaría que los pidáis muy hechos. Si queréis saber por qué, daos una vuelta por los puestos de carne de algún mercado.

 

 

 

49 – Si algún “relaciones públicas” de uno de los chiringuitos os dice que tiene cerveza, lo que os servirá será una lata calentorra de cerveza sin alcohol.

 

 

 

50 – Las mejores vistas a pie de calle las disfrutaréis desde las terrazas de los cafés. Café Argana, Café de France y Café Glacier son tres cafeterías con mesas en la terraza y vistas maravillosas, aunque son un poco más caros que el resto de los establecimientos de este tipo de la ciudad. Un café aquí os costará un eurillo. No hay pérdida, son los que más llenos están.

 

 

 

51 – Desde las alturas las mejores vistas de la plaza se disfrutan desde la terraza superior de los cafés que os mencioné antes. Hay que pagar consumición para acceder, pero no te agobian los artistas callejeros y si tenéis un buen zoom, os ahorraréis unos dirhans.

 

 

 

52 – Por los foros de viajeros recomiendan el puesto de comida nº 31 como el mejor. Yo me dejaría guiar por el que más gente con aspecto de locales tenga porque no guardan ningún orden racional y os tiraréis un buen rato buscándolo mientras los dueños de los puestos te cascan en la cabeza con los menús. Algunos puestos de comida permiten margen a la negociación de los precios (ojo, no en todos).

 

 

 

Vista Nocturna de la Plaza de Jema Fna

Vista Nocturna de la Plaza de Jema Fna

 

Más consejos en la II. Parte de: “Cien Consejos para preparar tu viaje a Marrakech”

Related Posts with Thumbnails

Share

5 Responses to “Cien consejos para preparar tu viaje a Marrakech -I Parte”

  1. [...] Cien consejos para preparar tu viaje a Marrakech -I Parte | Comite … [...]

  2. !!!Gracias por los consejos!!
    Voy a viajar a Marrakech y me van a venir muy,muy bien.
    De nuevo….!!!!Gracias!!!!

  3. simplemente magnifico

  4. Esta guia me pareció muy buena en mi visita y me guié por ella totalmente, tanto en las compras como en las visitas.

    Al hablar de los puestos de comida en la Plaza es muy acertado el decir que nos fijemos principalmente en los que acude gente del lugar, y especiamente los puestos 31 y 32. Me gustaría decir que en los otros puestos, comí los caracoles y bien, pero cuando nos sentamos a comer en otro puesto fuimos al nº 118 por ser muy simpaticos. A partir de ahí un desastre, sirvieron todo junto, las cuentas aun no las entendí ahora, aparte de ser mal atendidos y un producto muy malo. Hablando con otros personal de otros puestos que se venian a ofrecer le decia que me sentia estafado y ya sabian a que puesto me referia.
    RESUMEN: no vayais al 118.

  5. [...] experiencias. Para quién no lo conozca, a modo de ejemplo, podéis encontrar consejos para conocer Marrakech o para visitar Lisboa. Además, este año repetimos la promoción de alojamiento superior en los [...]

Leave a Reply

SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline