Las Cinco lecciones de marketing del caso La Noria

Hace tiempo que dej√© de ver el canal Tele Cinco porque sus contenidos no me interesaban en absoluto y, la verdad es que viv√≠a feliz desde mi ignorancia, pero un d√≠a mientras com√≠a en un bar que ten√≠a puesto este canal en un televisor observ√© at√≥nito como un personaje repet√≠a sin descanso “HijoPuta, HijoPuta, HijoPuta, ‚Ķ”. Eran las cuatro o las cinco de la tarde y Tele Cinco se pasaba por el forro de las pelotas el horario infantil protegido. Supongo que ese d√≠a no era una excepci√≥n sino la norma habitual.

 

Recuerdo que pens√© que apelar a la √©tica no ten√≠a sentido y que la √ļnica forma de que alguien corrigiese esa actitud ser√≠a atacarles al bolsillo, hacer ver a los anunciantes que hay que cuidar d√≥nde realizas tus campa√Īas porque puedes perder m√°s clientes de los que ganes si tu nombre se asocia a la basura. Incluso escrib√≠ alg√ļn tweet al respecto.

 

Alg√ļn tiempo despu√©s un programa de este canal lleg√≥ demasiado lejos y llev√≥, bajo pago, a¬† su plat√≥ a la madre de un delincuente implicado en la violaci√≥n y asesinato de una ni√Īa para que defendiese las bondades de su hijo. Entonces alguien con cierto tir√≥n medi√°tico, Pablo Herreros, comenz√≥ una campa√Īa que promov√≠a darle un toque a los anunciantes para que retirasen su publicidad de este tipo de programas o atenerse a la p√©rdida de clientes. En palabras del propio Pablo Herreros, ‚Äúse me ocurri√≥ tocar a las marcas y conmigo se unieron m√°s de 30.000 personas para pedir, en primer lugar, que pidieran perd√≥n por haber respaldado aquella entrevista, sin saberlo, y comprometerse a que nunca m√°s vuelva a suceder algo como lo de La Noria‚ÄĚ.

 

La clave es que por mucha audiencia que algunos programas consigan, si los principales anunciantes se niegan a emitir publicidad, hay canales que van a tener sí o sí un serio problema. Lo que a partir de ahí sucedió ha sido el primer paso para que las marcas se den cuenta de que aparecer relacionadas con programas que pueden herir la sensibilidad del espectador puede ser perjudicial para su imagen, y a partir de ahora, es probable que las cosas cambien. Parece poco probable que esto sea el principio del fin de la telebasura, pero lo que sí es posible es que a partir de ahora este tipo de programas, que algunos califican como denigrantes, puedan empezar a resultar menos rentables.

 

 

En fin, en este mes que ha transcurrido desde que se inici√≥ el “Caso La Noria” se ha escrito mucho, por lo que no tiene sentido seguir ahondando en el tema. Me voy a limitar a se√Īalar las LECCIONES DE MARKETING que deber√≠an haber aprendido anunciantes y canales de televisi√≥n.

1. – Insultar al anunciante es una mala idea

Tras el abandono de los primeros anunciantes, al presentador de La Noria, Jordi González, en lugar de disculparse o reflexionar, no se le ocurrió nada mejor que insultar a anunciantes y espectadores:

“Estudiantes y aficionados al marketing: una empresa de embutidos ha visto la oportunidad de una campa√Īa de imagen que le sale gratis. Y la ha aprovechado” o “Cuando a un imb√©cil le se√Īalas la luna se fija en el dedo. Buenos d√≠as”

Me juego el bigote que el responsable de marketing de Campofr√≠o no se vuelve a anunciar en un programa presentado por Jordi Gonz√°lez aunque le vaya la vida en ello. Y es que a un t√≠o tan “listo” como Jordi se e olvid√≥ que en el mercado publicitario el cliente no es el televidente sino el anunciante.

Después de liarla parda, Jordi González  apelaba a la libertad de expresión para entrevistar en su programa a quien quiera. Pero parece que los anunciantes están también dispuestos a ejercer su libertad para emitir sus anuncios allá donde deseen.

 

2- Importa en qué tipo de programa te anuncies.

Creo que esta es la principal lecci√≥n que hemos aprendido, sobre todo los anunciantes. Hasta ahora la decisi√≥n sobre donde colocar la publicidad se tomaba casi exclusivamente siguiendo criterios de volumen de audiencia. Hasta que alguien abri√≥ los ojos a los anunciantes ¬Ņanunciar√≠as tu marca en medio de un programa que entrevista y paga cuantiosamente a la madre de un presunto asesino de una menor? ¬ŅCon qu√© valores crees que se te va a asociar? ¬ŅQu√© tipo de asociaciones vas a evocar en la audiencia de ese programa?

No se trata s√≥lo de un problema √©tico, las marcas tienden a identificarse de alg√ļn modo con el espacio en el que se anuncian, por eso tienen que sofisticar mucho m√°s la compra de espacios, algo que antes no se hac√≠a.

 

3- Importa qui√©n protagonice tu campa√Īa.

Si fueses un fabricante de sartenes y quisieras publicitarte en televisi√≥n, ¬Ņa qui√©n preferir√≠as como protagonista de tus anuncios a un cocinero prestigioso aunque no muy popular o a Bel√©n Esteban?

 

 

4- Las opiniones en las redes sociales influyen en la reputación de las marcas.

Una buena o mala reputaci√≥n personal puede ayudarnos o ‚Äútirarnos por tierra‚ÄĚ nuestro trabajo.

Las redes sociales influyen, y mucho, en la forma en la que los usuarios descubren las marcas, constituyendo un elemento esencial para la reputaci√≥n de las empresas. Y es que las opiniones que dejan los usuarios en los perfiles de las marcas son un punto decisivo en las decisiones de compra de otros posibles clientes. Los internautas prefieren los comentarios de otros usuarios a las rese√Īas en los medios de comunicaci√≥n, en general son consideradas m√°s cre√≠bles porque son independientes.

 

5. – La imagen de marca es algo fundamental y fr√°gil.

Los publicistas intentan crear la impresi√≥n que la marca asociada a un producto o servicio tiene ciertas cualidades o caracter√≠sticas que la hace especial o √ļnica, pero la imagen de marca es algo muy importante y hay que ser r√°pido en caso de turbulencias.

 

Sobre todo, no olvidéis nunca la primera lección del Marketing:

Tener sentido com√ļn.

 


2 thoughts on “Las Cinco lecciones de marketing del caso La Noria”

  1. Si es que lo del sentido com√ļn es cada vez m√°s raro verlo… En fin, no estar√≠a mal que de verdad esto fuera el principio del fin de la telebasura, pero me temo que ese momento no llegar√° nunca…

Comments are closed.

Todos los contenidos de esta obra (texto, imágenes, audio y vídeo) están bajo una licencia internacional Creative Commons Reconocimiento 3.0 salvo cuando se indique lo contrario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline