Actividades Gratis en Nueva York – III Vistas de postal

¿Aún sigues pensando que para pasar unos días en Nueva York tienes que llevar un presupuesto holgado si pretendes conocer la ciudad? Pues vamos a continuar detallando varios panoramas entretenidos y que no harán daño a vuestra cartera para disfrutar de esta ciudad con el ánimo de hacer valer la máxima: “Las mejores cosas en la vida son gratis”.
Como ciudad de rascacielos las vistas que podemos obtener de Nueva York son inolvidables. Muchos pensaréis que para disfrutarlas, hay que rascarse el bolsillo considerablemente para acceder a los miradores más emblemáticos como el Empire state, el One World Observatory o el Top of the Rock, pero hay alternativas gratuitas para disfrutar de…

Vistas de Postal


21.- Un plan imprescindible es cruzar el Puente de Brooklyn, uno de los símbolos más reconocibles de Nueva York, y sacarte unas fotos desde el Brooklyn Bridge Park, desde aquí tienes unas de las mejores vistas del Downtown de Manhattan.
El puente de Brooklyn une los distritos de Manhattan y de Brooklyn. Fue construido entre 1870 y 1883 y, en el momento de su inauguración, era el puente colgante más grande del mundo y el primero suspendido mediante cables de acero.
Cruzarlo caminando es una de las mejores maneras de disfrutar de las vistas sobre el East River y el skyline de Nueva York. La distancia es de poco más de 1,5km, así que no se tarda mucho y lo puede hacer cualquiera, pero donde si que se os irá el tiempo es en tomar fotografías. Si lo preferís, también podéis cruzar el Puente de Brooklyn en bicicleta, ya que la mitad del espacio está reservada para ellas. Por cierto cuidado con invadir el carril de bicicletas para hacer alguna foto, ya que pasan a considerable velocidad y los locales que utilizan este medio de transporte no tienen mucha consideración por los turistas.
Si tenéis tiempo, merece la pena hacerlo de día y de noche. Pero si sólo tenéis tiempo para hacerlo una vez, mi recomendación es llegar al atardecer a Brooklyn (en metro o en ferry) , ver la puesta de sol y como se encienden las primeras luces desde Brooklyn Heights Promenade y caminar desde allí hacia Manhattan para tener las mejores vistas siempre de cara.
Para rematar la experiencia podéis aprovechar para probar una de las pizzerías más famosas de la ciudad, Grimaldi, que se encuentra justo al pie del Puente en la orilla de Brooklyn (aunque éste ya no es un plan gratis, pero tampoco os saldrá excesivamente caro).

BrooklynBridge

 

22.- Ir a Times Square y sacarte alguna foto con sus pantallas gigantes.
Esta emblemática plaza ha pasado de ser una zona marginal donde las drogas, el crimen y la prostitución eran moneda corriente, a ser una de las zonas céntricas más importantes de la ciudad, plagada de tiendas comerciales y hoteles y uno de los principales puntos turísticos de Nueva York. Los teatros de Broadway y la enorme cantidad de letreros luminosos de neón encendidos día y noche, la han convertido en un icono de la ciudad. El centro neurálgico de la zona es la plaza, en el cruce de Broadway con la 7ª Avenida.
La mejor forma de disfrutarla es sentarse en uno de los escalones de las famosas escaleras rojas sobre las taquillas del TKTS y contemplar lo que tienes a tu alrededor. Verás un montón de gente disfrazada de los protagonistas de películas de Disney, superhéroes, estatuas de la libertad y otros personajes famosos. Lo más probable es que quieran que te hagas una foto con ellos, y luego te pedirán una propina, en ocasiones con demasiada insistencia. Y si miras hacia arriba puedes ver la famosa bola que desciende cada año para anunciar la llegada del nuevo año.
Es fácil que si paseas en los alrededores de Times Square con la calle 45, encuentres al famoso Naked Cowboy (el Vaquero Desnudo), el famoso guitarrista que sea invierno o verano pasea siempre ligerito de ropa. En los últimos años se ha puesto de moda también encontrar mujeres semidesnudas (únicamente con un tanga) con los cuerpos pintados con la bandera de las barras y estrellas buscando propinas por fotografiarse con ellas.
Además puedes encontrar tiendas de marcas famosas como M&M’s, muchos restaurantes temáticos como el Hard Rock Café, Bubba Gump y Planet Hollywood. Os recomiendo que probéis el restaurante italiano Carmine´s con cuyos platos de pasta pueden comer cuatro personas.
Si hay que poner una pega, en Times Square se agolpa tanta gente que a más de uno le podrá resultar agobiante pero, si lo pensamos detenidamente, ese es el propio encanto del lugar.

Times square

 

23.- Si tenéis tiempo, os recomiendo un plan alternativo que poca gente realiza: Ver Manhattan desde otro punto de vista, concretamente desde Hoboken, en New Jersey. Para llegar allí hay que coger el metro del path (se coge en la Calle 33) y bajarte en la parada de Hoboken. Según sales del metro caminas en dirección al río y a pocos metros tienes unas vistas de Manhattan estupendas sin tener que hacer horas de cola entre hordas de turistas.
Os recomiendo realizar esta excursión hacia el atardecer, para poder disfrutar las vistas desde Hoboken tanto de día como al anochecer.
Como curiosidad, es el pueblo de nacimiento de Frank Sinatra, de hecho el paseo marítimo desde el que se disfrutan las vistas se llama Sinatra´s Drive. La ciudad se ha convertido con los años en destino para vivir de gente acomodada que quiere vivir muy cerca de Manhattan, pero huye del bullicio de Nueva York.
Si queréis aprovechar ya el paseo hasta esta zona, podéis visitar una de las pastelerías más famosas de Estados Unidos, Carlo´s Bakery en 95 Washington Street.

HobokenView

 

24.- DUMBO o Down Under Manhattan Bridge Overpass, es el acrónimo por el que se conoce el puñado de calles que se extiende en el triángulo bajo el puente de Brooklyn y el paso elevado de Manhattan. Aunque durante muchos años fue una zona portuaria bastante degradada, en lo últimos años se ha puesto muy de moda, sobre todo entre artistas.
Las vistas que se obtienen tanto del puente de Brooklyn como del de Manhattan son espectaculares, por lo que es un paseo recomendable previo a cruzar andando el puente de Brooklyn. Para llegar allí lo más fácil es tomar la línea F del metro hasta York Street.
No podréis evitar tomar fotos del puente de Manhattan entre los edificios en el paseo que os lleva hasta el Brooklyn Bridge Park. Desde aquí, se disfruta de una de una vista espectacular tanto del puente de Manhattan como del de Brooklyn aprovechando unos graderíos situados en medio del parque. Al final del parque, en dirección al puente de Brooklyn, hay un embarcadero donde se ha instalado un precioso carrusel antiguo, el Jane’s Carrousel, en el que se puede montar por un par de dólares.
Podéis rematar el paseo comiendo o cenando con unas vistas increíbles del Skyline de Manhattan en el River Café (1 Water street), algo carillo, pero las vistas hay que pagarlas.

Brooklyn-Bridge-Park-en-Nueva-York-Janes-Carousel

 

25.- En la punta sur de la isla de Manhattan, el el centro del parque Battery se encuentra Clinton Castle una fortaleza militar construida con intenciones de frenar a los ingleses en 1811 y desde el cual hoy se obtienen unas vistas impresionantes de la Estatua de la Libertad.
El castillo adoptó el nombre del alcalde DeWitt Clinton y fue declarado monumento nacional en 1946. Es allí donde se encuentra la taquilla para comprar los tickets del barco que va a la Estatua de la Libertad y Ellis Island. Además de las citadas taquillas, allí se encuentran el cañón de la Revolutionary War y la escultura The Inmigrants . Además hay una librería donde se venden libros relacionados con la inmigración, la historia militar y los monumentos locales más relevantes, además de merchadising de la guerra contra los ingleses.

Castle-Clinton

 

26.- Tras visitar Battery Park y el Fuerte Clinton puedes aprovechar para tomar desde allí el barco de Staten Island, bueno, bonito y ¡gratis! El barco te lleva hasta Staten Island y pasa muy cerca de la Estatua de la Libertad. Si quieres puedes quedarte en Staten Island, o nada más bajarte también puedes tomar el siguiente barco de vuelta a Manhattan. La frecuencia es de un ferry cada treinta minutos aproximadamente, (Visita el sitio www.siferry.com para conocer la programación completa) y el paseo en barco te permite sacar unas fotos muy chulas a la Estatua de la Libertad (bueno, tendrás que darle un poco al zoom en la cámara, no te voy a engañar) y también tienes unas vistas magníficas del Lower Manhattan. El viaje en ferry hacia Staten Island dura aproximadamente 25 minutos. Para disfrutar de las mejores vistas os recomiendo que os pongáis en la popa, en la parte exterior y a babor ( atrás a la izquierda mirando hacia Manhattan para los no marineros). De esta forma podéis ver Manhattan, la Estatua de la Libertad y Ellis Island en primera línea.
Aprovechando que es obligatorio bajar del barco antes de regresar a Manhattan, si caminas junto a la orilla del Hudson desde la terminal del ferry, llegarás en un corto paseo al Postcards Memorial. Este monumento fue el primer memorial finalizado dedicado al 11/9 en la ciudad de New York, y está dedicado a los 275 ciudadanos de Staten Island que perdieron sus vidas en el ataque a las torres gemelas. Cada víctima tiene placas con sus nombres, fechas de nacimiento, y el lugar donde trabajaban cuando sucedieron los ataques. Las dos estructuras de fibra de vidrio encuadran la ubicación de las torres al otro lado del río.

FerryStatenIsland

 

27.- Tomar el teleférico de Roosevelt Island
Teóricamente, esta atracción de la lista no es gratuita, pero suponiendo que tengas una tarjeta Metrocard (cosa muy recomendable), todo lo que tienes que hacer es pasar la tarjeta por el lector y montarte en el teleférico de Roosevelt Island ya que tiene la consideración de transporte público y no de atracción turística. Este va desde la calle 60th con la segunda Avenida de Manhattan hasta la Roosevelt Island, pasando sobre el río Este.
El sistema inició su funcionamiento en 1976 y transporta a 125 personas en cada cabina. Llegarás a una altura máxima de 76 metros durante el viaje que dura alrededor de 5 minutos. El teleférico apareció en la película Spiderman y ofrece unas excelentes vistas del horizonte del centro de Manhattan, en especial del edificio Chrysler, la ONU y la zona de Queens y Uptown Manhattan. El cable se encuentra enganchado al puente de Queensboro, que une el barrio de Queens con Manhattan.
Una vez en Roosevelt Island, podemos dar un agradable paseo por un embarcadero que nos ofrecerá unas excelentes vistas de Manhattan, hasta el extremo norte donde encontramos un bonito faro, y en el lado sur de la isla donde se encuentra a el parque Franklin D. Roosevelt Four Freedoms Park. Para volver a Manhattan se puede tomar el metro que tiene parada en la isla.
Previo a subir al teleférico o a la vuelta de la isla podéis aprovechar para visitar una cafetería-heladería de película que se encuentra muy cerca de la estación desde donde salen las cabinas: Serendipity 3 (225 East 60th Street), que aparece en el film del mismo nombre, y probar su famosísimo Frrrozen Hot Chocolate (así escrito con tres “r”) o si os sobra el dinero y no sabéis cómo gastarlo ofrece un helado con hilos de oro por 1.000 $ la copa.

RoosveltIsland

 

28.- Hacer una escapada en Ferry a Governors Island.
Si desde el sur de Manhattan (o desde el observatorio One World) miras hacia Brooklyn, entre ambos distritos verás una pequeña isla: Governors Island, un lugar sorprendente repleto de prados, arte y edificios históricos que funciona como parque público y que solo abre en verano. Aunque es bastante popular entre los neoyorquinos, pocos turistas visitan esta preciosa isla a sólo diez minutos de Manhattan, un oasis de tranquilidad cuando quieres escapar del ruido de la ciudad y con unas vistas impresionantes. A partir de Memorial Day (a mediados de mayo) y hasta finales de septiembre puedes tomar el ferry gratis los fines de semana desde Battery Maritime Building en 10 South Street, Manhattan, hasta Governors Island. Entre semana no es gratis, pero sólo cuesta 2 $.
A cambio, por las mañanas, entre semana, puedes tomar prestada una bici de manera totalmente gratuita y pasear por la isla durante una hora. Si te llevas una mantita y algo de comer, puedes hacer un picnic y disfrutar de las vistas del skyline de Manhattan. Y si no llevas la comida suele haber foodtrucks de comida preparada.
En el centro de la isla hay unos pequeños montículos artificiales (the Hills) desde los que se disfruta de vistas espléndidas de Downtown Manhattan, de la Estatua de la Libertad, de Nueva Jersey, Staten Island y Brooklyn. Además puedes tirarte por el tobogán más largo de Nueva York. Mide más de 17 metros.

Governors-Island-2016_09_24-DSC_6123

 

29.- Una magnífica alternativa a los caros cruceros turísticos es tomar el East River Ferry. Vale, estoy hacienda una pequeña trampa ya que éste no es gratuito, pero por sólo 4 $ podéis disfrutar de las vistas de la parte oeste de Manhattan sin los agobios de las hordas de turistas.
Este ferry tiene un trayecto zigzagueante entre Manhattan, Brooklyn y Queens que, además de útil para los habitantes de estos barrios, es un paseo magnífico para el que visita la ciudad por primera vez . Tiene ocho terminales desde las que se puede tomar aunque lo más recomendable es hacerlo en la primera (34th St- Midtown Manhattan) y bajarse en Brooklyn o en Pier 11- Wall St, Manhattan. Además en verano llega hasta Governors Island.
Os cuento el plan que hice yo por si quisierais copiarme la idea: Tomé el Ferry en la primera parada Midtown 34th street a última hora de la tarde, disfruté de las vistas con tranquilidad tomando fotos del atardecer sobre los rascacielos de Manhattan (el ferry va bastante despacio por lo que se pueden tomar buenas fotografías con calma), me bajé en la penúltima parada que te deja justo en el Brooklyn Bridge Park. Allí vi la puesta de sol y el comienzo del encendido de las luces en los edificios de la Gran Manzana, un imprescindible de toda visita a Nueva York. Cené en Grimaldi´s Pizza que está a unos pocos metros del muelle y regresé a Manhattan cruzando a pie el puente de Brooklyn ya de noche.

FerryEastRiver

 

30.- Si lo que os gusta es hacer turismo activo mientras veis lugares emblemáticos, en verano también podéis dar una vuelta en Kayak gratis por el río Hudson . Tienes toda la información en la web de la empresa que lo organiza Downtown boathouse.
Las salidas normales duran veinte minutos y te proporcionan todo el equipo aunque necesitarás ropa cómoda y de secado rápido porque es bastante probable que te mojes. Además si tenéis cierta experiencia en el remo os podéis apuntar a una de las excursiones de tres horas que organizan los fines de semana. La dirección es Pier 26: Huberts Street and West Street.

Kayak

 


Todos los contenidos de esta obra (texto, imágenes, audio y vídeo) están bajo una licencia internacional Creative Commons Reconocimiento 3.0 salvo cuando se indique lo contrario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline